El mejor viaje por carretera a la barbacoa: 14 paradas en boxes esenciales



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En lugar de otro largo viaje por carretera con barbacoa, reunimos lo mejor de lo mejor en una aventura de una semana.

Joe's Kansas City Bar-B-Que es un lugar excelente para una parada en un viaje por carretera.

En el pasado (ambos 2012 y 2013, para ser exactos), The Daily Meal compiló un “Ultimate BBQ Road Trip” por América. La segunda vez, cubrimos 60 restaurantes en 5,120 millas y nuevamente en 16 estados, lo que tardaría hasta un mes en completarse. Si bien estos viajes deben ser absolutamente referenciados para cualquier viaje de barbacoa, ninguno es práctico en su conjunto, ya que probablemente terminará sin días de vacaciones, sin dinero o sin espacio en su estómago para toda esa deliciosa comida de barbacoa.

Haga clic aquí para el mejor viaje por carretera a la barbacoa: 14 paradas en boxes esenciales

Con eso en mente, decidimos armar un viaje por carretera real y realista. Incluye 14 restaurantes, que se pueden visitar en solo una semana si no le importa conducir unas horas antes de cada comida (y hacer una barbacoa dos veces al día). Con una excepción (lo siento), ningún segmento tarda más de cuatro horas y media, y algunos están tan cerca como una hora.

¿Cómo logramos este itinerario? Básicamente, tomamos lo mejor de los dos viajes anteriores (que incluían información y recomendaciones excelentes de Southern Foodways Alliance), redujimos cada estado a un restaurante (un proceso insoportablemente doloroso) y eliminamos lugares que estaban demasiado lejos de cada uno. otros y ralentizaría la progresión del viaje. Los 14 restaurantes esenciales resultantes ahora cubren 2,995 millas en 14 estados y, por primera vez, este viaje es completamente práctico en su conjunto.

Ahorre el dinero de la gasolina, póngase el cinturón de seguridad (y un babero) y prepárese para comer bien.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las barbacoas en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, muslos de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo, sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras formas, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: Un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que a los tejanos les gusta especialmente, se mezcla con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran el maridaje perfecto en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga cocinada a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas a fuego lento y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las parrillas de barbacoa en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, muslos de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo, sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras formas, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: Un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que a los tejanos les gusta especialmente, se mezcla con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran la combinación perfecta en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga cocinada a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las barbacoas en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, patas de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo, sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras formas, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: Un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que los tejanos son especialmente aficionados, mezclado con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran la combinación perfecta en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga de pechuga cocida a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas a fuego lento y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las barbacoas en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, patas de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo, sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras maneras, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que los tejanos son especialmente aficionados, mezclado con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran la combinación perfecta en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga cocinada a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las barbacoas en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, muslos de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras maneras, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que los tejanos son especialmente aficionados, mezclado con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran la combinación perfecta en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga cocinada a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las barbacoas en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos para los cocineros reacios y para los entusiastas de la barbacoa por igual.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo consume, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, muslos de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

Pero también hay muchos tejanos que encuentran formas de llevar la barbacoa a la mesa a través de su propia obra: los sabores e ingredientes mexicanos impregnan todos los aspectos de la cocina de Texas, y alrededor del Día de Acción de Gracias, encontrarás familias de todos los orígenes que se reúnen para hacer tamales por mano, en una reunión llamada tamalada. Los tamales de pechuga cocidos a fuego lento son uno de los favoritos, otro guiño al hecho de que Texas es famoso por su pechuga de barbacoa.

La pechuga puede ser la opción clásica, pero en esta época del año, los tamales rellenos de cerdo desmenuzado, pollo, maíz dulce, mole negro, frijoles negros y queso, chiles rojos o pescado son variedades populares. Como Comensal dice: "Los tamales son realmente el mejor plato navideño de Texas". Los tamales son tan populares en lugares como Houston en Acción de Gracias y Navidad que algunos restaurantes tienen que prepararse para la llamada "fiebre de los tamales".

Hoy en día, es sorprendentemente fácil agregar un poco de ese humo de Texas a su pavo sin importar dónde viva: en una entrevista con The Manual, John Lewis, de Lewis Barbecue, dice que los cocineros caseros obsesionados con la barbacoa pueden fumar su pavo en una parrilla. o agregue humo líquido a la salmuera de pavo. El Pitmaster Matt Dallmann, de 18th and Vine BBQ en Dallas, adopta un enfoque ligeramente diferente: primero fuma su pavo de Acción de Gracias durante varias horas antes de freírlo, para "sellar los jugos". Un pavo ahumado al estilo de Texas también se puede condimentar con un condimento para barbacoa que consiste en chile en polvo, pimienta negra, comino y pimentón, o una combinación similar de especias.

Cuando se trata de acompañamientos, hay otras formas, adyacentes a la barbacoa, en las que los tejanos agregan entusiasmo a la cena de Acción de Gracias: Un plato clásico de Acción de Gracias, batatas glaseadas con azúcar morena, obtiene un toque de Texas con la adición de tocino. El pan de maíz (una barbacoa clásica y acompañamiento de Acción de Gracias) a veces se divierte con los jalapeños en rodajas, mientras que el chorizo ​​picante, al que a los tejanos les gusta especialmente, se mezcla con pan de maíz y hierbas es una variación popular del relleno clásico. Y el ingrediente característico de los macarrones con queso al estilo de Texas son los chiles poblanos o verdes asados. De hecho, no parece ser una cena de Acción de Gracias de Texas sin una patada picante en algún lugar de la mesa.

Incluso el postre no puede escapar al alcance de la influencia de la barbacoa de Texas: los sabores ahumados de las carnes a la parrilla encuentran la combinación perfecta en el pastel de nueces con infusión de bourbon.

En Texas, la barbacoa es una forma de vida, no solo una tradición de Acción de Gracias. Pero si desea encarnar el espíritu de la barbacoa de Texas durante la temporada navideña, claramente es bastante fácil. Ya sea que prefiera el pavo tradicional infundido con especias para barbacoa o que adapte una receta de pechuga cocinada a fuego lento para tamales, el Día de Acción de Gracias de Texas está a su alcance, sin importar dónde viva.


Cómo la barbacoa se apodera de la mesa de la cena de Acción de Gracias en Texas

La comida más legendaria e icónica de Texas es probablemente la barbacoa, por lo que no debería sorprender a nadie que los tejanos hayan traído sus queridas carnes asadas a fuego lento y ahumadas a la mesa de la cena de Acción de Gracias.

El tejano promedio no es un maestro de boxes, por lo que esta es una tradición de Acción de Gracias que es más difícil de preparar en casa. Pero en el período previo al Día de Acción de Gracias, las parrillas de barbacoa en todo el estado se intensifican para ofrecer una gran variedad de platos tanto para los cocineros reacios como para los entusiastas de la barbacoa.

El pavo puede ser uno de los platos de Acción de Gracias que más tiempo requiere, pero posiblemente el más necesario, para preparar. Ir a la ruta de la barbacoa elimina el estrés al cocinar el pavo perfecto. Uno de los lugares de barbacoa más famosos de Houston, Killen's Barbecue, ofrece pavos ahumados de 17 libras, que Houstonia escribe emana aromas de "nogal, mezquite, roble y nuez". Miller's Smokehouse en Belton pit ahuma pavos enteros para el Día de Acción de Gracias.

De acuerdo a Texas Mensual, la locura del pavo ahumado podría haber comenzado en Fort Worth en 1936, cuando una mujer conocida solo como la Sra. Potisham anunció su receta en un periódico local. En 1946, los restaurantes de barbacoa comenzaron a adoptarlo en sus menús. Desde entonces, el pavo ahumado se ha convertido en un alimento básico junto con el cerdo desmenuzado, la pechuga y las costillas de res.

Cada año, una lista tras otra de restaurantes de barbacoa de Texas aparecen en línea detallando los numerosos platos de barbacoa que los tejanos pueden agregar a la mesa: salchicha ahumada, patas de pavo, jamón ahumado, paleta de cerdo, costillas de cerdo y pechugas de pavo. Si desea simplificar el Día de Acción de Gracias dejando que los maestros lo cocinen por usted, es muy probable que haya un restaurante de barbacoa en Texas que lo respalde. El único trabajo que se requiere es la recogida.

But there are also plenty of Texans who find ways to bring barbecue to the table through their own handiwork: Mexican flavors and ingredients permeate all aspects of Texas cuisine, and around Thanksgiving, you’ll find families of all backgrounds get together to make tamales by hand, in a gathering called a tamalada. Slow cooked brisket tamales are a particular favorite, another nod to the fact that Texas is famous for its barbecue brisket.

Brisket might be the classic option, but around this time of year, tamales filled with shredded pork, chicken, sweet corn, black mole, black beans and cheese, red chilies, or fish are all popular varieties. Como Comensal puts it: “Tamales are really Texas’s best holiday dish.” Tamales are so popular in places like Houston on Thanksgiving and Christmas that some restaurants have to prepare for the so-called “tamale rush.”

Today, it’s surprisingly easy to add a little bit of that Texas smoke to your turkey no matter where you live: In an interview with The Manual, John Lewis, of Lewis Barbecue fame, says that barbecue obsessed homecooks can smoke their turkey on a grill, or add liquid smoke to the turkey brine. Pitmaster Matt Dallmann, of 18th and Vine BBQ in Dallas, takes a slightly different approach: He first smokes his Thanksgiving turkey for several hours before frying it, in order to “seal in the juices.” A Texas style smoked turkey might also be seasoned with a barbecue rub consisting of chili powder, black pepper, cumin, and paprika, or a similar combination of spices.

When it comes to sides, there are other, barbecue adjacent, ways that Texans add verve to Thanksgiving dinner: A classic Thanksgiving dish, brown sugar glazed sweet potatoes, gets a Texas twist with the addition of bacon. Cornbread (a classic barbecue and Thanksgiving side) sometimes gets a kick from sliced jalapeños, while spicy chorizo — of which Texans are especially fond — tossed with cornbread and herbs is a popular variation on classic stuffing. And the signature ingredient in Texas-style mac and cheese is roasted poblano or green chilies. In fact, it doesn’t seem to be a Texas Thanksgiving dinner without a spicy kick somewhere on the table.

Even dessert can’t escape the reach of Texas barbecue’s influence: The smoky flavors of barbecued meats find the perfect pairing in bourbon infused pecan pie.

In Texas, barbecue is a way of life, not just a Thanksgiving tradition. But if you want to embody the spirit of Texas barbecue during the holiday season, it’s clearly easy enough. Whether you prefer the traditional turkey infused with barbecue spices or you adapt a slow-cooked brisket recipe for tamales, a Texas Thanksgiving is within your grasp, no matter where you live.


How barbecue takes over the Thanksgiving dinner table in Texas

The most legendary , most iconic food in Texas is probably barbecue, so it should surprise absolutely no one that Texans have brought their beloved slow-roasted and smoked meats to the Thanksgiving dinner table.

The average Texan isn’t a pitmaster so this is one Thanksgiving tradition that’s harder to prepare at home. But in the lead up to Thanksgiving, barbecue joints across the state step up to offer a bevy of dishes for the reluctant cook and barbecue enthusiast alike.

Turkey can be one of the most time-consuming — but arguably the most necessary — Thanksgiving dishes to prepare. Going the barbecue route takes the stress out cooking the perfect turkey. One of the most famous barbecue spots in Houston, Killen’s Barbecue, offers 17-pound smoked turkeys, which Houstonia writes exudes aromas of “hickory, mesquite, oak, and pecan.” Miller’s Smokehouse in Belton pit smokes whole turkeys for Thanksgiving.

De acuerdo a Texas Monthly, the smoked turkey craze might have begun in Fort Worth in 1936, when a woman known only as Mrs. Potisham advertised her recipe in a local newspaper. By 1946, barbecue restaurants began adopting it onto their menus. Since then, smoked turkey has become a staple alongside pulled pork, brisket, and beef ribs.

Every year, list after list of Texas barbecue restaurants appear online detailing the numerous barbecue dishes that Texans can add to the dinner table: smoked sausage, turkey legs, smoked ham, pork shoulder, pork ribs, and turkey breasts. If you want to simplify Thanksgiving by letting the masters cook it for you, there very likely is a barbecue restaurant in Texas that has your back. The only work that is required is the pickup.

But there are also plenty of Texans who find ways to bring barbecue to the table through their own handiwork: Mexican flavors and ingredients permeate all aspects of Texas cuisine, and around Thanksgiving, you’ll find families of all backgrounds get together to make tamales by hand, in a gathering called a tamalada. Slow cooked brisket tamales are a particular favorite, another nod to the fact that Texas is famous for its barbecue brisket.

Brisket might be the classic option, but around this time of year, tamales filled with shredded pork, chicken, sweet corn, black mole, black beans and cheese, red chilies, or fish are all popular varieties. Como Comensal puts it: “Tamales are really Texas’s best holiday dish.” Tamales are so popular in places like Houston on Thanksgiving and Christmas that some restaurants have to prepare for the so-called “tamale rush.”

Today, it’s surprisingly easy to add a little bit of that Texas smoke to your turkey no matter where you live: In an interview with The Manual, John Lewis, of Lewis Barbecue fame, says that barbecue obsessed homecooks can smoke their turkey on a grill, or add liquid smoke to the turkey brine. Pitmaster Matt Dallmann, of 18th and Vine BBQ in Dallas, takes a slightly different approach: He first smokes his Thanksgiving turkey for several hours before frying it, in order to “seal in the juices.” A Texas style smoked turkey might also be seasoned with a barbecue rub consisting of chili powder, black pepper, cumin, and paprika, or a similar combination of spices.

When it comes to sides, there are other, barbecue adjacent, ways that Texans add verve to Thanksgiving dinner: A classic Thanksgiving dish, brown sugar glazed sweet potatoes, gets a Texas twist with the addition of bacon. Cornbread (a classic barbecue and Thanksgiving side) sometimes gets a kick from sliced jalapeños, while spicy chorizo — of which Texans are especially fond — tossed with cornbread and herbs is a popular variation on classic stuffing. And the signature ingredient in Texas-style mac and cheese is roasted poblano or green chilies. In fact, it doesn’t seem to be a Texas Thanksgiving dinner without a spicy kick somewhere on the table.

Even dessert can’t escape the reach of Texas barbecue’s influence: The smoky flavors of barbecued meats find the perfect pairing in bourbon infused pecan pie.

In Texas, barbecue is a way of life, not just a Thanksgiving tradition. But if you want to embody the spirit of Texas barbecue during the holiday season, it’s clearly easy enough. Whether you prefer the traditional turkey infused with barbecue spices or you adapt a slow-cooked brisket recipe for tamales, a Texas Thanksgiving is within your grasp, no matter where you live.


How barbecue takes over the Thanksgiving dinner table in Texas

The most legendary , most iconic food in Texas is probably barbecue, so it should surprise absolutely no one that Texans have brought their beloved slow-roasted and smoked meats to the Thanksgiving dinner table.

The average Texan isn’t a pitmaster so this is one Thanksgiving tradition that’s harder to prepare at home. But in the lead up to Thanksgiving, barbecue joints across the state step up to offer a bevy of dishes for the reluctant cook and barbecue enthusiast alike.

Turkey can be one of the most time-consuming — but arguably the most necessary — Thanksgiving dishes to prepare. Going the barbecue route takes the stress out cooking the perfect turkey. One of the most famous barbecue spots in Houston, Killen’s Barbecue, offers 17-pound smoked turkeys, which Houstonia writes exudes aromas of “hickory, mesquite, oak, and pecan.” Miller’s Smokehouse in Belton pit smokes whole turkeys for Thanksgiving.

De acuerdo a Texas Monthly, the smoked turkey craze might have begun in Fort Worth in 1936, when a woman known only as Mrs. Potisham advertised her recipe in a local newspaper. By 1946, barbecue restaurants began adopting it onto their menus. Since then, smoked turkey has become a staple alongside pulled pork, brisket, and beef ribs.

Every year, list after list of Texas barbecue restaurants appear online detailing the numerous barbecue dishes that Texans can add to the dinner table: smoked sausage, turkey legs, smoked ham, pork shoulder, pork ribs, and turkey breasts. If you want to simplify Thanksgiving by letting the masters cook it for you, there very likely is a barbecue restaurant in Texas that has your back. The only work that is required is the pickup.

But there are also plenty of Texans who find ways to bring barbecue to the table through their own handiwork: Mexican flavors and ingredients permeate all aspects of Texas cuisine, and around Thanksgiving, you’ll find families of all backgrounds get together to make tamales by hand, in a gathering called a tamalada. Slow cooked brisket tamales are a particular favorite, another nod to the fact that Texas is famous for its barbecue brisket.

Brisket might be the classic option, but around this time of year, tamales filled with shredded pork, chicken, sweet corn, black mole, black beans and cheese, red chilies, or fish are all popular varieties. Como Comensal puts it: “Tamales are really Texas’s best holiday dish.” Tamales are so popular in places like Houston on Thanksgiving and Christmas that some restaurants have to prepare for the so-called “tamale rush.”

Today, it’s surprisingly easy to add a little bit of that Texas smoke to your turkey no matter where you live: In an interview with The Manual, John Lewis, of Lewis Barbecue fame, says that barbecue obsessed homecooks can smoke their turkey on a grill, or add liquid smoke to the turkey brine. Pitmaster Matt Dallmann, of 18th and Vine BBQ in Dallas, takes a slightly different approach: He first smokes his Thanksgiving turkey for several hours before frying it, in order to “seal in the juices.” A Texas style smoked turkey might also be seasoned with a barbecue rub consisting of chili powder, black pepper, cumin, and paprika, or a similar combination of spices.

When it comes to sides, there are other, barbecue adjacent, ways that Texans add verve to Thanksgiving dinner: A classic Thanksgiving dish, brown sugar glazed sweet potatoes, gets a Texas twist with the addition of bacon. Cornbread (a classic barbecue and Thanksgiving side) sometimes gets a kick from sliced jalapeños, while spicy chorizo — of which Texans are especially fond — tossed with cornbread and herbs is a popular variation on classic stuffing. And the signature ingredient in Texas-style mac and cheese is roasted poblano or green chilies. In fact, it doesn’t seem to be a Texas Thanksgiving dinner without a spicy kick somewhere on the table.

Even dessert can’t escape the reach of Texas barbecue’s influence: The smoky flavors of barbecued meats find the perfect pairing in bourbon infused pecan pie.

In Texas, barbecue is a way of life, not just a Thanksgiving tradition. But if you want to embody the spirit of Texas barbecue during the holiday season, it’s clearly easy enough. Whether you prefer the traditional turkey infused with barbecue spices or you adapt a slow-cooked brisket recipe for tamales, a Texas Thanksgiving is within your grasp, no matter where you live.


How barbecue takes over the Thanksgiving dinner table in Texas

The most legendary , most iconic food in Texas is probably barbecue, so it should surprise absolutely no one that Texans have brought their beloved slow-roasted and smoked meats to the Thanksgiving dinner table.

The average Texan isn’t a pitmaster so this is one Thanksgiving tradition that’s harder to prepare at home. But in the lead up to Thanksgiving, barbecue joints across the state step up to offer a bevy of dishes for the reluctant cook and barbecue enthusiast alike.

Turkey can be one of the most time-consuming — but arguably the most necessary — Thanksgiving dishes to prepare. Going the barbecue route takes the stress out cooking the perfect turkey. One of the most famous barbecue spots in Houston, Killen’s Barbecue, offers 17-pound smoked turkeys, which Houstonia writes exudes aromas of “hickory, mesquite, oak, and pecan.” Miller’s Smokehouse in Belton pit smokes whole turkeys for Thanksgiving.

De acuerdo a Texas Monthly, the smoked turkey craze might have begun in Fort Worth in 1936, when a woman known only as Mrs. Potisham advertised her recipe in a local newspaper. By 1946, barbecue restaurants began adopting it onto their menus. Since then, smoked turkey has become a staple alongside pulled pork, brisket, and beef ribs.

Every year, list after list of Texas barbecue restaurants appear online detailing the numerous barbecue dishes that Texans can add to the dinner table: smoked sausage, turkey legs, smoked ham, pork shoulder, pork ribs, and turkey breasts. If you want to simplify Thanksgiving by letting the masters cook it for you, there very likely is a barbecue restaurant in Texas that has your back. The only work that is required is the pickup.

But there are also plenty of Texans who find ways to bring barbecue to the table through their own handiwork: Mexican flavors and ingredients permeate all aspects of Texas cuisine, and around Thanksgiving, you’ll find families of all backgrounds get together to make tamales by hand, in a gathering called a tamalada. Slow cooked brisket tamales are a particular favorite, another nod to the fact that Texas is famous for its barbecue brisket.

Brisket might be the classic option, but around this time of year, tamales filled with shredded pork, chicken, sweet corn, black mole, black beans and cheese, red chilies, or fish are all popular varieties. Como Comensal puts it: “Tamales are really Texas’s best holiday dish.” Tamales are so popular in places like Houston on Thanksgiving and Christmas that some restaurants have to prepare for the so-called “tamale rush.”

Today, it’s surprisingly easy to add a little bit of that Texas smoke to your turkey no matter where you live: In an interview with The Manual, John Lewis, of Lewis Barbecue fame, says that barbecue obsessed homecooks can smoke their turkey on a grill, or add liquid smoke to the turkey brine. Pitmaster Matt Dallmann, of 18th and Vine BBQ in Dallas, takes a slightly different approach: He first smokes his Thanksgiving turkey for several hours before frying it, in order to “seal in the juices.” A Texas style smoked turkey might also be seasoned with a barbecue rub consisting of chili powder, black pepper, cumin, and paprika, or a similar combination of spices.

When it comes to sides, there are other, barbecue adjacent, ways that Texans add verve to Thanksgiving dinner: A classic Thanksgiving dish, brown sugar glazed sweet potatoes, gets a Texas twist with the addition of bacon. Cornbread (a classic barbecue and Thanksgiving side) sometimes gets a kick from sliced jalapeños, while spicy chorizo — of which Texans are especially fond — tossed with cornbread and herbs is a popular variation on classic stuffing. And the signature ingredient in Texas-style mac and cheese is roasted poblano or green chilies. In fact, it doesn’t seem to be a Texas Thanksgiving dinner without a spicy kick somewhere on the table.

Even dessert can’t escape the reach of Texas barbecue’s influence: The smoky flavors of barbecued meats find the perfect pairing in bourbon infused pecan pie.

In Texas, barbecue is a way of life, not just a Thanksgiving tradition. But if you want to embody the spirit of Texas barbecue during the holiday season, it’s clearly easy enough. Whether you prefer the traditional turkey infused with barbecue spices or you adapt a slow-cooked brisket recipe for tamales, a Texas Thanksgiving is within your grasp, no matter where you live.


Ver el vídeo: #141 Entramos con las motos dentro de una casa -Vuelta al mundo en moto


Artículo Anterior

Las 5 mejores cervecerías en Connecticut

Artículo Siguiente

Clafoutis de cereza